jueves, 9 de marzo de 2017

Conoce a PEDRO JOSÉ MORENO RUBIO

Porque la poesía está de moda... 
Porque todavía hay poetas que "tocan" el alma...

Hoy queremos presentaros a Pedro José Moreno Rubio, un poeta valenciano nacido en Cuenca, que con total certeza escribe versos desde su nacimiento.


En ocasiones se dice que la gente no lee poesía porque es difícil de entender, porque no le llega o porque no tiene que ver con lo que vive el público. Sin embargo, sus poemas llegan al lector y conectan con su alma, ¿cómo lo consigue?

En general se lee poco de todo. Según un estudio realizado hace poco por el CIS, un 39’5% de españoles no leyó ni un solo libro el año 2015. También continuó el descenso en el número de librerías, de las cuales, 700 han tenido que cerrar en estos últimos dos años. Con estos datos la realidad, en este sentido, es bastante desoladora.
Pero, ciñéndome a la pregunta ¿cómo consigo que mis libros lleguen al lector?, he de decir que, efectivamente, parece que quienes leen mis libros se sienten “tocados” por sus versos. Seguramente se debe, por una parte, a que los sentimientos y vivencias que en ellos aparecen son también sentimientos y vivencias que ellos mismos experimentas. Pero, además, quienes conocen mi manera de escribir me dicen que encuentran en mis versos mucha armonía y musicalidad.



La naturaleza, el amor, el tiempo, … son los tópicos más utilizados por los escritores a lo largo de la Historia. ¿Cómo logra hablar de estos temas en la actualidad, “modernizarlos”, y llevarlos a nuestro día a día?


Para mí la naturaleza, la creación es el verdadero y más maravilloso templo no hecho por manos de hombres porque, no sólo está lleno de belleza, de misterio, sino que es el lugar más adecuado para encontrarse con Dios.
El amor, el tiempo son permanentes en la historia de la poesía. El poeta debe tratar estos temas con respeto, naturalidad y valentía, rompiendo tabúes, estereotipos y prejuicios. Porque el amor no es malo en sí mismo ni en sus manifestaciones. Siendo un sentimiento no hay otra forma de manifestarlo que a través del cuerpo por medio de palabras, gestos y caricias que nunca pueden ser interpretadas como algo malo cuando son expresión de un amor auténtico y verdadero.


Muchos de sus versos hablan de la destrucción o el amor, de la vida o la muerte. Esta disyuntiva nos recuerda a Vicente Aleixandre, a Miguel Hernández, e incluso a J. Manrique o Quevedo. ¿Por qué le sigue importando al poeta hablar de ella?

Es cierto que Aleixandre tiene un libro con este título (“La destrucción o el amor”). Pero para él, la destrucción y el amor no son dos términos contrapuestos como tampoco lo son para los escritores místicos. San Juan de la Cruz en “La canción a la llama de amor viva”, dice: “¡Oh mano blanda! ¡Oh toque delicado/ que a vida eterna sabe/ y toda deuda paga! Matando, muerte en vida has trocado”. Amar es morir un poco en ti mismo para vivir en el amado, olvidarte de ti para ser en él. Santa Teresa de Jesús dice:” Vivo sin vivir en mí” porque vive en el Amado. El yo se destruye, muere para ser uno en aquél a quien se ama.

También en la forma se aprecia cierta influencia de los clásicos y de los poetas de la edad de plata, aunque a veces lo tradicional se mezcla con lo moderno. Los sonetos, las metáforas y la métrica clásica da paso al verso libre y a las imágenes poéticas más vanguardistas. ¿Por qué es bueno mezclar lo clásico con lo innovador?



Hay formas clásicas que nunca pasarán de moda; por mucho que pase el tiempo siempre serán actuales y son muchos los poetas que aún hoy día hacen uso del soneto y no por ello sus creaciones carecen de frescura y actualidad.
En la mayor parte de mis libros los poemas son de verso libre, no obstante, en “La piel del deseo”, mi poemario más reciente, la tercer parte está compuesta por sonetos clásicos porque me parece un modo de composición muy apta para expresar el sentimiento amoroso de las personas.


Vemos como en algunos escritores su vida influye en su obra y por ello, se aprecia una evolución y madurez que une biografía y obra. ¿Le sucede lo mismo a Pedro Moreno? ¿Hay un crecimiento paralelo entre el poeta y la persona? 



Lo normal es que el individuo vaya creciendo durante toda su existencia y si, además es poeta, lo normal es que crezca también como poeta ya que, como dice el refrán, “la práctica hace al maestro”.

En uno de sus poemarios habla de Valencia, de su patrimonio, sus calles, sus costumbres, … con gran sentimiento. ¿Hasta qué punto influye la vida del poeta en sus versos?


Valencia es una ciudad maravillosa. Hay calles, plazas de una belleza alucinante. Hay puntos, edificios, monumentos concretos de una personalidad estética impactante. Mi libro “Sólo la piedra dura” es como un homenaje a esta ciudad tan bella en la que vivimos, la visita de un poeta a esos lugares emblemáticos y la reflexión y sentimientos que su contemplación despierta en mí.


Actualmente hay una oleada de jóvenes poetas y cantautores como Vanesa Martín, Carlos Sadness, Elvira Sastre, Sergio Carrión, Miguel Gane, C. Miguel Cortés, Sharif,… Muchos de ellos se han dado a conocer en las redes sociales y es muy curioso como los jóvenes de hoy en día los leen y siguen. ¿Qué opina de esta nueva forma de expresarse?


No estoy al tanto, quizás, como lo estáis vosotras, por vuestra condición de docentes de las más recientes manifestaciones literarias. Pero lo que la juventud debe hacer –y todos- es inventar caminos nuevos porque lo que han hecho otros, ya está hecho. Si no se aporta algo novedoso, no vale la pena. Lo ya hecho, hecho está. O damos un paso adelante o nos quedamos atrasados.

Para acabar y como es costumbre en L + E le pediríamos que nos recomendara sus cinco libros favoritos para nuestra sección “TOP FIVE”. ¿Qué podría recomendar a los jóvenes de hoy?

No me gusta recomendar porque cada uno tiene sus gustos personales. Barriendo un poco para adentro os diría: “Leed mis libros”. Pero, desde un punto de vista más serio, creo que disfrutaríais muchísimo leyendo: “Itinerario florentino”, de Jose Albi; “Corteza de abedul”, de Antonio Cabrera; “Piel hendida adentro”, de Rosa María Vilaroig; “La herida de los días”, de Blas Muñoz; y una novela “Clara en la oscuridad”, de Juan Ramón Barat…o lo que queráis, pero LEED.

MUCHÍSIMAS GRACIAS POR SU DEDICACIÓN 

Y POR SU POESÍA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada